I started to write about you, until I crumbled up the page. Because you’re no longer worth the words that slip my brain.

Te escribo para decirte que mis poemas ya no hablarán de ti.

Puede ser que mi mente te piense
más de lo que mi corazón siente.

Maldición lo fácil que es olvidar un teléfono
y no a la persona por la que marcabas todos los números.

Llevo meses intentando volver a ponerte sobre el papel,
ahora que tú ya no me pones sobre la mesa,
pero mi cuaderno de poesía también ha decidido pasar página.

Y yo,
que me siento perdida sin una musa,
he dejado a mi mano tomar la decisión de no escribirte.
Porque ya no te mereces saber todas y cada una de las puñeteras veces
en las que todavía
pienso en ti.

Espero que a eso también se le llame olvido;

cuando ya no te escribo,

mi corazón no te siente

y mi mente,

aun te piense.

“Recordar los finales

no nos deja imaginar como sería empezar”

Advertisements