(Ella)
No me gustas
Como me gustan los cafés con aromas
No me gustas
Como me gusta que me acaricien la espalda mientras entro en coma.
Me gustas como me gustas,
Porque nunca me ha gustado nada,
como me gustas tú.

No me gustas
Como me gustan esos ojos que me miran sonrientes,
Como me gustan los ojos que me comen intensamente,
O los domingos lluviosos y las películas pendientes
Me gustas como me gustas,
Porque ni las cosas que más me gustan
me gustan tanto como me gustas tú.

(Él)
¿Y qué?
Si nos mordemos
mientras otros miran,
Y qué, si la lluvia nos empapa
del sexo de la risa
Qué pasa si no hay más que aquello
y salgo de puntillas después de hacernos
sentir eternos
¿Hay más puro placer que eso?
Dejarte sola y salir ileso
sin sentir el quemazón del dolor intenso
que deja su rastro
cuando se involucran
sentimientos.

 

Advertisements