Mejor te hablo otro día,

cuando no cuando me apetezca tanto.

Cuando no tenga puestas las canciones de Bon Iver en repeat 

y no me sienta tan bien

mirando un cielo

gris.

Mejor hablamos otro día

en el que no esté lloviendo.

Créeme, es mejor así.

Porque con este cielo, y las canciones de Bon Iver de fondo,

se me puede escapar un ‘aun te quiero’

y no es eso lo que quieres oír.

Avísame si me equivoco.

Así que mejor hablamos otro día,

en el que,

con el sol brillando
y canciones felices,

me levante de la cama

con fuerzas

para poder mentirte.

Mejor hablamos en verano

porque el otoño me vuelve romántica y ñoña.

Mejor hablamos otro día

en el que pueda contarte que, por fin,

me gusta alguien

que no se parece a ti.

Mejor hablamos otro día

en el que ni la música,

ni las letras,

ni los poemas de otros,

me inspiren a escribirte

como me pasa hoy.

Advertisements