Irse. Habitación nueva. Nueva rutina. Rutina que no parece tal cosa, porque las cosas te parecen nuevas cada día.

Todos los martes y jueves marcho a la ciudad a las 10am. Eso no significa que me levante y me vaya, no. A mí el despertador me suena a las 7h y 07 minutos todas las mañanas.

Si no llueve, suelo coger la bicicleta hasta el bus, y si llueve, a veces también. El bus tarda unos 20 minutos hasta que llega al centro de Ginebra.

geneve301212one-of-geneva-s-shopping

Hoy llueve, ayer hacía sol, mañana no se. Ésto es así. Pero desde hace una semana siempre hace frío. Y a mí me gusta. Me he comprado un jersey negro (viva el negro) que me llega por debajo de las rodillas, creo que está a la moda, aunque a mí me queda bastante feo, pero me da igual. Últimamente todo me da igual.

Me pongo mis leggins grises, el jersey barra vestido y la cazadora de cuero talla L que pillé por dos euros en una tienda de segunda mano cuando fui a Bélgica. Oversized, también a la moda, ¿no? No se.

Me gustaría que mis libros cupieran en una mochila marrón, también de cuero, pero no tengo tal cosa, así que me echo a la espalda la que yo llamo la mochila ‘50 shades of blue’, lo que hace que mi outfit sea de revista, sobre todo porque, por encima, ni falta ni sobra mi maxi-bufanda rojazulgrisamarilla.

Voy súper conjuntada, irónicamente hablando. Me siento bien, sin ironía alguna.

img_20161008_170841

Aquí los cafés no son baratos, pero sientan de lujo. Tengo un conflicto interno cada vez que llego a una cafetería y me apetece leer. ¿Y ahora en qué maldito idioma debería leer? Tengo en mis manos una magnífica colección de libros en français para niños de entre 4 y 7 años. Fuck adulthood.

Y ya está, me he leído los tres primeros libros y me he comido los tres últimos bollos. Y todavía no me he apuntado al gimnasio.

Pero aquí los fines de semana se suben montañas y se solucionan problemas.
Suena: Nante – Beirut https://youtu.be/PCkT4KhppE

img-20161002-wa0028

Advertisements